Saltar al contenido

Los recuperados Castillo e Iglesia de Ayora

14/05/2019

Hacía más de veinte años que no había vuelto a Ayora, de cuyo castillo recordaba que los restos estaban en su mayor parte ocultos por los escombros de estancias parcialmente derrumbadas, para encontrarme el día 4 de este mes con muros consolidados, la mayor parte desescombrado, aljibes aparecidos, patio de armas con su pavimento de guijarros, una escalera metálica que ayuda la subida a la torre del homenaje, puertas doveladas restauradas o reconstruidas, restos de artísticas molduras,…. en una visita ayudada con las explicaciones de Lola Madrona, del Tourist Info ayorino, y de José Manuel Climent, arquitecto autor de los proyectos y responsable de las actuaciones regeneradoras efectuadas a partir del año 2011. Obras que comenzó el ayuntamiento con ayuda privada, continuó con la importante aportación del 1,5% cultural del Ministerio de Fomento, y esperan reanudarlas este año hasta su finalización.

Los Amigos de los Castillos consideraron muy meritorio lo realizado y le entregaron recientemente al ayuntamiento de esta villa, ubicada en el suroeste de la provincia de València, el premio de Castellología Valenciana Coronel de Ingenieros Gascón Pelegrí correspondiente al año 2018. 

Restos tras las destrucciones de las guerras de Sucesión e Independencia, de un recinto fortificado que comprendía el castillo en la parte superior de un cerro, de origen musulmán, aunque opinan que sobre asentamientos íberos y romanos, rodeado de murallas y torres de defensa, y con importante remodelación, especialmente en el siglo XVI, para convertirlo en palacio-fortaleza de los Marqueses de Zenete.

Pero antes de remontar el pino pero amplio sendero entramos en Santa María la Mayor, pequeña iglesia de Reconquista, de las pocas existentes en la Comunidad, con arcos ojivales y tejado a dos vertientes, cuyas vigas policromadas tienen figuras talladas en los extremos. Artesonado tardo románico que, afortunadamente, ha sobrevivido a guerras, incendios y abandono.

A media ladera está el recoleto centro histórico de calles estrechas, y en el llano la parte moderna, con la alargada y amplia plaza Mayor, su centro comercial, embellecida con palmeras, el pabellón modernista donde antaño celebraban mercado y ahora son los agricultores de la vega del municipio quienes venden directamente sus frutas y hortalizas, la casa solariega de los Buitrones, que está pidiendo urgente restauración, y la gran iglesia parroquial, dedicada a Nuestra Señora de la Asunción y construida entre 1508 y 1628, con alta torre y fachada herreriana.

La Cruz de San Antón, gótica y bajo un templete a cuatro aguas, es el comienzo de la Ruta del Hilo Rojo, un itinerario en folleto y pintado en aceras y en el pavimento, para que los visitantes vayan conociendo, paulatinamente, lugares urbanos de interés histórico y cultural.

En su gran término municipal, el segundo más extenso de la Comunidad Valenciana, están los restos del poblado ibérico del Castellar de Meca, el parque natural de La Hunde, el Arco de San Pascual, el abrigo de La Tortolilla, las Rutas del Agua y de las Ermitas, así como atractivas rutas para la práctica del senderismo y del cicloturismo. Lo que nos incentiva para cercana escapada para continuar conociendo.

En Ayora, con fama de miel, aceite e industrias textiles, hay que comer su famoso y sabroso gazpacho, la antaño comida principal de los pastores en su traslado de tierras valencianas hacia La Mancha en primavera y a la inversa en otoño. Un plato que como ocurre con los arroces, hay diferentes versiones de preparación y servirlo según comarcas y municipios de la Comunidad Valenciana. Lo comimos, como colofón de apetitosos entrantes, en el restaurante Los Molinos, un destacado de la hostelería local.

Entre los días 11 al 13 de octubre celebrará este municipio la XIX edición de “El Primer Corte de la Miel”, un evento apícola, gastronómico, cultural y turístico, con el peculiar atractivo de una gran urna de cristal con colmenas en su interior y donde los apicultores escenifican el momento de la extracción de la miel.  

Desde Valencia 112 km. de autovía seguidos de 22 km. de buena carretera nacional.

Print Friendly, PDF & Email
Esteban Gonzalo Rogel

Autor: Esteban Gonzalo Rogel

Secretario de Asociación Valenciana de Periodistas y Escritores de Turismo (AVPYETUR)