LA MODA DEL RENCOR

L'enveja per Giusto Le Court (foto: De This photo was taken and uploaded by Andrzej OtrębskiTo zdjęcie zostało wykonane i przesłane przez Andrzeja OtrębskiegoAndrzej's photos on CommonsAndrzej's gallery on FlickrPlease notify me when using this photo outside WikimediaPowiadom mnie o wykorzystaniu zdjęcia poza projektami Wikimedia - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=18765336)
08/11/2017
Columnista: 

 

Un amigo me cuenta un viejo aforismo. Resulta que un genio se le aparece a un hombre ofreciéndole lo que él desee: “Mira bien lo que eliges—le dice—, porque tu vecino —a quien él odia cordialmente—recibirá de ello el doble que tú”. Tras una larga noche de insomnio, el hombre le dice al genio: “Quiero quedarme tuerto”.

Revelador. Hay gente, según este proverbio, que prefiere el mal ajeno —la ceguera, en este caso— aun a costa de quedarse sin un bien propio, sea el que fuera.

Ésta parece ser la moda de nuestro momento histórico en muchos ámbitos de la vida: en la chica que antepone el que su compañera pierda el novio a conseguir ella uno, en el aficionado del Real Madrid que prefiere que pierda el Barça a que gane su propio equipo, en el trabajador que procura que no ascienda su compañero aunque ello acabe perjudicándole también a él…

Podríamos poner ejemplos hasta el infinito: es que vivimos una moda del rencor, por no llamarle odio, que suena mucho más fuerte y que seguramente resultaría desproporcionado.

Pero es algo que vemos hasta en los partidos políticos, que deberían darnos el ejemplo de tener proyectos en pro de nuestro bienestar y cuyos programas, en cambio, consisten en perjudicar a sus adversarios, destruir sus objetivos, ir a la contra, impedir que sus rivales tengan éxito aunque eso vaya en beneficio de todos…

Mal momento histórico, pues, el nuestro, aunque los haya habido mucho peores. Sucede como con el nacionalismo: circula estos días por la red una vieja frase del general De Gaulle que dice “patriotismo es cuando el amor por tu propio pueblo es lo primero; nacionalismo, cuando el odio por los demás pueblos es lo primero”.

Ya ven: parece que todos hayamos sustituido el patriotismo por el nacionalismo.