AISLADOS EN LA MULTITUD

Xarxes socials
18/09/2017
Columnista: 

A contracorriente

Nunca hemos estado más intercomunicadas que ahora las personas gracias a las redes sociales. Nunca, como ahora, hemos conocido en tiempo real lo que sucede en aquellas partes más remota del mundo.

Sin embargo, tampoco nunca hemos tenido menos variedad de conocimientos, mayor ignorancia de las referencias culturales de nuestros vecinos, una falta total de compartir valores con otras personas como en la actualidad.

Me explicaré.

Hoy día viaja diez veces más gente que hace 80 añosy a lugares más exóticos, pero de ellos sólo nos quedan unos clichés turísticos en nuestro iPhone y no un conocimiento real. Hoy, también, tenemos infinitas fuentes de información, pero sólo acudimos a las que alimentan nuestros propios prejuicios. Hoy, en vez, de unos valores compartidos por una cultura tradicional, congelada en el tiempo, cada uno crea los suyos con sus programas de YouTube, sus presuntos amigos de Facebook, sus tweets y demás parcelas de la realidad virtual.

Si eso es así, no digamos nada delapartición de conocimientos que propicia la existencia de cientos de canales de televisión y miles de páginas web. Aquellos personajes que para algunos son modelo a imitar, para otros resultan absolutamente desconocidos; o unos hechos que para algunos resultan obvios, otra gente ignora siquiera que hayan sucedido.

Ésa es, pues, la incongruencia de nuestro tiempo: que creemos hablar el mismo lenguaje que quienes nos rodean y, sin embargo, estamos haciendo todo lo posible por no entendernos unos a otros. Sí, somos una multitud de personas que vivimos en espacios cada vez más abigarrados, pero, paradójicamente, también cada vez nos hallamos más aislados unos de otros.