El Retablo de los siete gozos vuelve restaurado a la Casa Museo Benlliure

Glória Tello i Gemma Contreras ante el Retablo

El Ayuntamiento documenta el proceso de restauración de esta obra en un libro.

València
Comarca: 
València

Han sido necesarios dos años de restauración para volver a tener el Retablo de los siete gozos en la Casa Museo Benlliure, un proceso minucioso que el Ayuntamiento ha documentado en un libro publicado por el Consistorio.

Este retablo está datado en torno a 1500 y es una de las piezas más relevantes del patrimonio artístico del propio Ayuntamiento, tiene unas dimensiones de 187 x 157 cm, es un retablo de altar del periodo tardo gótico valenciano y su escena central es la Virgen María con el Niño, rodeada de las escenas de los siete gozos.

Esta obra, ahora totalmente restaurada, fue presentada el pasado martes por la concejala de Patrimonio y Recursos Culturales, Glòria Tello, quien indicó, sobre el libro editado, que muestra «el riguroso trabajo de investigación, análisis y documentación llevado a cabo por el Instituto Valenciano de Conservación, Restauración e Investigación, que ha servido de base para establecer los criterios y acometer, finalmente, la restauración del retablo, proceso del que hemos querido dejar constancia con la edición de un interesante libro».

La restauración

Acompañó a la concejala en la presentación Gemma Contreras, subdirectora del Instituto Valenciano de Conservación, Restauración e Investigación, quien explicó todo el proceso llevado a cabo: «En primer lugar, la reconstrucción volumétrica del soporte, para pasar posteriormente a la consolidación de los estratos dorados y pictóricos, que dio paso a una limpieza mecánica y físico-química de estos apoyada en diferentes tests de limpieza. Después se procedió al estucado de aquellas pérdidas, tanto de los dorados como del estrato pictórico, y a la reintegración cromática, en la que se emplearon diferentes técnicas en función del tamaño de las lagunas. En el caso de los oros se procedió al estucado y embolado a la manera tradicional y la reintegración se realizó con oro en polvo de 23 ¾ y veladuras con colores al agua. Finalmente, se aplicó un barniz de protección de resinas sintéticas de bajo peso molecular y totalmente estables».

Para prevenir futuros desperfectos se ha mejorado las condiciones de exhibición «para devolverle su primitivo esplendor y poder garantizar su pervivencia, para el disfrute de las generaciones futuras», explicó Tello, de manera que se ha sustituido el sistema de anclaje así como renovado la iluminación de la sala, la cual fue el antiguo estudio de José Benlliure, quien adquirió la obra en 1896, la cual pasó a formar parte del patrimonio municipal en 1957, gracias a una donación de María Benlliure, hija del pintor, lo cual dio inicio a la creación de la Casa Museo Benlliure.

Retablo de los siete gozos

Un libro explicativo

El libro editado tiene un artículo de Vicente Samper Embiz, quien explica el contexto en el que se creó el retablo, y un segundo artículo del personal técnico del Instituto Valenciano de Conservación, Restauración e Investigación de la Universidad Politécnica de València, detalla todo el proceso de restauración, la cual se ha podido hacer gracias al trabajo conjunto Ayuntamiento y la Dirección General de Cultura y Patrimonio de la Generalitat.

 


Para noticias anteriores consultar Noticias/Hemeroteca